Hay más de 400 campos abandonados en Santa Cruz

El clima, la desertificación de los suelos, la invasión del guanaco y la falta de políticas claras de impulso al agro, durante décadas ponen al campo santacruceño en una posición muy débil ante la apertura de los mercados internacionales por falta de producción suficiente.  

El presidente de la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santacruceñas (Fias) Miguel O´Byrne, advirtió que los productores de ganado ovino de la provincia intentan llegar a los mercados internacionales con las carnes de alta calidad aunque “hay unos 400 ó 500 establecimientos abandonados desde hace 20 o 30 años”.


El dirigente también señaló en diálogo con Télam que la posible reactivación de esos establecimientos “es un proceso que intentamos hacerlo reversible pero no es fácil”.


O’Byrne participó ayer de la Fiesta del Cordero, que se realiza en la Sociedad Rural de Río Gallegos, donde se promueve la venta de un producto de excelencia y a menor costo porque los organizadores de la celebración que lleva 30 años buscan “mostrar lo que hacemos y estar más cerca de la gente con un animal de excelente calidad a pesar de la poca lluvia que hemos tenido en esta temporada”.


La feria, que se hace como inicio de los festejos por el aniversario de la ciudad, que será el 19 de diciembre, reúne a los productores de Santa Cruz y brinda un panorama general sobre la realidad del campo y los alimentos que ofrecen, mientras vecinos de la ciudad adquieren corderos a 2.200 pesos por unidad y recorren los stands.


El producto de la faena que se hace en la zona por año es de 6.000 toneladas, con unos 700.000 corderos a la venta sobre un total provincial de aproximadamente 2.400.000 cabezas. Esa tarea se realiza mayoritariamente a través de los frigoríficos de Santa Cruz y de Comodoro Rivadavia y Trelew (en Chubut).


En ese marco, el presidente de la Federación explicó que se esperan los datos correctos para cuando concluya el censo nacional agropecuario que se extenderá hasta fin de año por problemas técnicos y apuntó que también el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) trabaja en el tema del relevamiento provincial.


“Por datos que tenemos, en Santa Cruz hay entre 700 y 800 establecimientos ganaderos en manos de unas 600 personas que toman las decisiones”, indicó O´Byrne y apuntó que “hay unos 400 ó 500 establecimientos abandonados desde hace 20 o 30 años ya que es un proceso que intentamos hacerlo reversible pero no es fácil”.


El cambio climático, el aumento de la temperatura promedio “estimada en 10 grados” y la menor humedad del ambiente, entre otros factores, llevaron al ganadero a responder a la lógica de que “si hay agua se reabren algunos; o se cierran si está seco”, añadió.


La explotación ganadera en Santa Cruz tiene zonas con características propias que producen variables económicas diferentes, por lo que los productores buscan “un punto de equilibrio” desde hace años. 


Al respecto, O´Byrne recordó que el sector de la meseta central “es el más comprometido, más vacío”, por la desertificación, la sequía y las consecuencias de la erupción del volcán Hudson: “desde el 91 hay campos que nunca se recuperaron más y campos que se abandonaron y luego de unos años fueron robados y se desarmó todo el esquema”.


“Hoy, con el clima que no ha mejorado lo suficiente, todavía no son viables, solamente se utilizan unos espacios verdes pero no toda la estructura como era. Establecimientos de 20 mil hectáreas que se les han caído los alambrados, o el galpón o las casas, cuesta una fortuna volver a hacerlos y eso no está pasando”, explicó el ganadero.


Respecto de la cantidad de cabezas ovinas y la calidad de los campos, dijo que “generalizando, 20 a 25 mil hectáreas para unos 5.000 animales” en la zona sur provincial, mientras que en el resto de la provincia “se necesita de 14 mil a 17 mil hectáreas para 2.500 a 3.000 lanares porque es mucho más seco en el resto de Santa Cruz obviando los valles de la cordillera, que son lugares fantásticos para la producción, para el turismo, para todo”.
Ahí, “están las fuentes de agua y los pastizales altos de la provincia”, recordó.


Los productores señalaron que “Santa Cruz vende la mayor parte de su producción en Argentina”, algo más del 60%, mientras los ganadores aseguran que con la ayuda de la tecnología y nuevos estudios mantenían “la esperanza de mejores productos para continuar y aumentar las exportaciones con corderos de excelente calidad para el mercado internacional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: