La reforma jubilatoria de Brasil: 62 y 65 años más 40 años de aporte

Jair Bolsonaro presentó su proyecto de ley en el Congreso brasilero. Advirtió que si no se hace una reforma al sistema, “Brasil quebrará en 2022 o 2023”. Se pretende que las mujeres no se jubilen antes de los 62 años y 65 los varones. Exije 40 años de aporte para obtener la pensión completa.

Este miércoles el presidente Jair Bolsonario fue al Congreso a presentar y defender su proyecto de reforma del sistema jubilatorio brasilero. Considera que es crucial para mantener un equilibrio financiero de Brasil. La iniciativa fija una edad mínima para acceder al beneficio (hoy no la tiene). Y eleva la cantidad de años de aporte.

De esta forma establece una edad mínima de 62 años para las mujeres y 65 para los hombres. Se estima que sólo con ello, en la próxima década se podrían ahorrar 300 mil millonees de dólares.

Es que el proyecto establece, además, que para obtener una pensión completa, los trabajadores deberán aportar durante, al menos, 40 años al sistema. Esto si quieren lograr la pensión completa.

En la actualidad Brasil sólo tiene un requisito para jubilarse: 30 años de aporte las mujeres y 35 años de aporte los hombres, no importa la edad. Al igual que el resto del mundo, la longevidad humana es hoy un tema que pone en jaque a los sistemas jubilatorios.

Envejecimiento

En 2018 se estimó que sólo el 9,2% de la población tenía más de 65 años. Pero en 2060 esa proyección crece al 25.5%. Bolsonaro advirtió que sin un nuevo régimen de jubilaciones, “Brasil quebrará en 2022 o 2023”. Aunque no esté tan claro el plazo fijado para semejante catástrofe, sí hay un consenso general en toda la clase política de que hay que avanzar en una reforma.

“Uno de los problemas de Brasil (…), es que hay gente que se jubila con poco más de 50 años de edad”. Incluso “menos aún en ciertas categorías, como los policías y los profesores”, explicó Marcel Balassiano, de la Fundación Getúlio Vargas (FGV). Como era esperable, ante la posibilidad del cambio, son muchas las personas que anticipan su intención de jubilarse con el régimen actual.

Bolsonaro dispone en principio de una mayoría constituida por las bancadas de varios partidos para aprobar esta reforma constitucional. Pero requiere para su sanción, una mayoría de tres quintos de los escaños en la Cámara de Diputados (308 de un total de 513) y en el Senado (49 de 61). Por ahora el presidente sólo cuenta con 250 votos en la Cámara Baja y deberá sumar de otras facciones, “al menos unos 70 más”.

Con información de Infobae y AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: